Patatas fritas saludables sin aceite
Chips de patatas con salsa brava

Patatas fritas con salsa brava

La receta de hoy es fantástica para aquellos a los que les encanta las patatas fritas o quieren matar un antojo de salado. Es muy fácil de hacer y queda absolutamente genial y muy sabrosa.

Vamos primero con las patatas:

Patatas “fritas” al horno

Ingredientes

  • Patatas
  • Sal
  • Pimienta
  • Tomillo
  • AOVE

Preparación

  1. Cortar las patatas en bastones
  2. En caso de que estén húmedas, sécalas con papel de cocina (fundamental para que queden tostadas y crujientes)
  3. Agregar la sal, pimienta, tomillo y un poco de AOVE (no hace falta usar mucha cantidad)
  4. Mezclar con las manos para impregnar bien todas las patatas de AOVE y las especias
  5. Meter al horno unos 40 minutos a 200 grados removiendo cada 10-15 minutos

Difícil, ¿¡eh!?

Estas patatas la verdad es que se quedan muy bien y es imposible que no gusten. También se puede hacer con boniato que queda buenísimo con las mismas especias. Si las patatas están buenas, la mezcla de patata y boniato… no te digo nada. Debes probarla.

Vamos con la salsa.

Salsa brava sana

Ingredientes

  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 500 g de tomate pelado triturado
  • Comino
  • Pimienta
  • Pimentón dulce
  • Chorrito de vino blanco
  • Chorrito de whisky
  • Chorrito de vinagre de manzana
  • 10 g de miel
  • AOVE 20 g aprox

Preparación

  1. Cortar la cebolla en juliana (tiras de todas la vida)
  2. Pochar en una olla a fuego lento con unos 20 g de AOVE
  3. Cuando comience a clarear añadir los ajos y dejar unos minutos
  4. Añadir el vino blanco, el whisky, el vinagre de manzana y la miel
  5. Cuando la cebolla esté bien blandita añadir las especias (pimienta, comino, pimentón dulce)
  6. Remover bien para que se integre todo y dejamos cocer a fuego lento unos 5 minutos más
  7. Añadir el tomate pelado triturado y dejar reducir hasta eliminar por completo el agua del tomate. EL tiempo en cocina es sabor, así que no tengas prisa y déjalo reducir a fuego lento. Lo agradecerás más adelante
  8. Una vez reducido triturar la salsa hasta que quede una textura homogénea o ligeramente grumosa

Esta salsa es espectacular, queda muy aromática y con toque picante muy sutil. Queda estupendamente con estas patatas e incluso con algún arroz al que se le quiera dar un sabor potente.

En caso de querer adaptar la receta a una versión vegana puedes sustituir la miel por sirope de Arce y quedará igual o más espectacular todavía.

¡Espero que la disfrutes y me comentes su resultado!

Puntúa esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *